Crema de puerros

Todas las recetas de crema de puerros

Crema de puerros y calabaza

Aunque la calabaza suele estar más asociada a la elaboración de recetas de repostería como tartas o el conocido cabello de ángel, las parrilladas de verduras, los guisos y las cremas también aceptan a este nutritivo ingrediente.

Conscientes de ello, queremos daros una receta de crema de puerros con calabaza, con lo que descubriréis otro de los sabores que puede proporcionarnos este vegetal.

Crema de puerros y calabaza

Para la elaboración de esta crema, ideal como entrante o primer plato, necesitaremos estos ingredientes, para cuatro personas:

  • Medio kilo de calabaza moscada.
  • 200 gramos de puerro.
  • 100 gramos de zanahoria.
  • 30 gramos de aceite de oliva virgen extra.
  • 30 gramos de leche de coco.
  • Medio litro de agua.
  • Una pastilla de caldo concentrado de verduras.
  • 1 cebolla.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Cebollino o albahaca para decorar.
  • Queso de cabra (como complemento opcional)
  • Sal (a discreción)

Modo de elaboración

Lavaremos la calabaza, cebolla, puerro y las zanahorias. Las pelaremos y picaremos en trozos medianos a excepción de la cebolla que tendremos que picar más pequeña.

Para conseguir que se reduzca más la cebolla la pondremos en el vaso de la Thermomix y la picaremos durante 4 segundos a velocidad 7. Tras ello agregaremos el aceite de oliva y cocinaremos durante 4 minutos a temperatura varoma y velocidad 1.

Cuando esté listo echaremos el puerro, la calabaza y la zanahoria, picaremos durante 20 segundos a velocidad 8. Agregaremos el agua con la pastilla de caldo concentrado de verdura y lo coceremos todo durante 20 minutos a 100 grados de temperatura y a velocidad 1, dejando que se haga poco a poco.

Agregaremos la leche de coco y mezclaremos durante unos 20 segundos a velocidad progresiva 1-9 y el plato ya estará listo para servir, decorar y consumir.

Consejos

Como suele suceder en toda clase de cremas, siempre es mejor utilizar caldo casero que agua y el concentrado de caldo en pastilla, aunque de esta última forma el resultado también es óptimo.

A la hora de servir podemos condimentar y decorar esta crema con infinidad de ingredientes diferentes, desde huevo rallado y pimienta negra hasta albahaca o cebollino, pero también con costrones de pan, virutas de jamón serrano fritas o incluso un trozo de queso de cabra, que aportará untuosidad y una gran personalidad.

Dado que esta crema lleva calabaza y leche de coco, puede tener un plus de dulzor, algo que podemos corregir con un poco de sal en la última parte del proceso para que tenga un buen equilibrio de sabores.