Crema de puerros

Todas las recetas de crema de puerros

Crema de puerros con nata

A veces, el más simple de los ingredientes se convierte en una deliciosa creación culinaria, y este es exactamente el caso de esta crema de puerros. Tiene un sabor increíble y es muy fácil de hacer.

Es importante limpiar bien los puerros, cortando el tallo verde más oscuro. Lo lavamos bien porque los puerros crecen directamente del suelo y la suciedad se queda dentro de las hojas, y los cortamos longitudinalmente por la mitad. Cortamos la raíz también y lo picamos lo más finamente posible (cuanto más fino esté, antes se hará).

Crema de puerros con nata

He utilizado un caldo de pollo que le da más sabor y más consistencia, pero también podéis utilizar un caldo vegetal cualquiera. Mucho mejor si es un caldo casero, pero sin duda podemos utilizar cualquier caldo comprado.

Esta crema de puerros es perfecta para comerse directamente o como mucho el día después. Yo no lo suelo congelar, esto es debido a que tiene patata, y la patata al congelarse se queda cristalizada y no queda muy bien al recalentarlo.

Ingredientes necesarios para hacer la receta:

  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 500 gr de puerros (la parte blanca), limpio y picado
  • 500 gr de patatas, peladas y cortadas en dados
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta negra molida
  • 100 ml de nata para cocinar
  • cebollino picado para decorar

Elaboración paso a paso:

Paso 1. En una cazuela amplia, ponemos el aceite de oliva a calentar a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, añadimos los puerros lavados y picados para pocharlos durante unos minutos.

Paso 2. Añadimos las patatas peladas y picadas, el caldo de pollo, sal y pimienta. Removemos todo y aumentamos el fuego para que llegue a ebullición. Cuando rompa a hervir, bajamos el fuego y dejamos que se cocine a fuego lento hasta que las patatas estén tiernas y al pincharlas con un tenedor se rompan.

Paso 3. Una vez que todo esté tierno, trituramos con la túrmix todo hasta que esté suave y sin trozos. En este momento podemos incorporar la nata para darle una textura más cremosa, aunque también podemos añadir leche evaporada para que sea más ligera.

Paso 4. Calentamos unos minutos más la crema de puerros a fuego lento, y servimos en platos individuales. Decoramos por encima con cebollino picado. También podemos poner un chorrito más de nata y hacer una decoración con ella.

Otra gran receta de crema de verduras, es hacerlo con calabacín. También sale muy suave y muy cremoso.